Cultura

BELENES DE GUINESS
15 diciembre, 2017 / , ,

En Valencia existe una gran tradición belenística. Casi en cada hogar se monta un belén por Navidades. Pero, además, para quien desee disfrutar de los que se exponen a la visita turística, hay una oferta inmensa. Desde el Belén de Roca, el que posee más piezas de España, pasando por el belén napolitano del Museo Nacional de Cerámica, del siglo XVIII. No se pierdan la ruta por 4 de nuestros belenes más emblemáticos.

1. Belén de Roca
Lladró, la tradicional y afamada fábrica de piezas cerámicas, fue la escuela de Melchor Almela. Allí aprendió a moldear las figuras de barro y a pintarlas. Junto a su suegro, Francisco Pascual, inició esta aventura que dura ya 27 años. En este tiempo, y gracias a las miles y miles de horas dedicadas al lado de su mujer y de muchos de sus compañeros en Lladró, han logrado una proeza: construir el belén con más piezas de España, 7.000 contando únicamente las figuras humanas y animales. Melchor se propuso inscribirlo en el libro Guiness de los récords, pero desistió por el coste económico y porque debía contabilizar todas las figuras una a una y certificarlas ante notario. Además de su tamaño, 50 m2, tiene la particularidad de incluir una réplica de una barraca, donde se reproduce la vida valenciana del siglo XIX e inicios del XX. El visitante también puede deleitarse con todos los detalles plasmados en las escenas bíblicas: la anunciación a María, la presentación del niño en el Templo o el edicto de Herodes.

Dirección: C/ San Isidro, 43. Barrio de Roca-Cúiper (Meliana). En tren, tomar la línea C6 de Renfe Cercanías desde Valencia.
Fechas y horarios: visitable desde el 2 de diciembre hasta el 7 de enero. De 11:30 a 14:00 y de 17:00 a 20:00.
Precio: donativo.
www.belenderoca.com

2. Belén napolitano del Museo Nacional de Cerámica González Martí
A cualquiera, pero especialmente a nuestros huéspedes italianos, les puede despertar la curiosidad el belén napolitano del Museo Nacional de Cerámica. Se adquirió hace 15 años y ya se ha convertido en visita obligada para los aficionados a esta tradición navideña. Consta de 29 figuras de 10 a 40 cm. cada una, que describen el nacimiento de Jesús y la visita de los Reyes Magos. Este belén se realizó en el siglo XVIII, una época en que el Reino de Nápoles se encontraba bajo dominio de la corona española. Las piezas están construidas según la costumbre de la época: en alambre recubierto de estopa, con la cabeza modelada en terracota y las extremidades talladas en madera. Los ojos son de vidrio y los ropajes se confeccionaron en la Real Fábrica de Tejidos fundada por Carlos III, con tela, seda, raso e hilos dorados.

Dirección: C/ Poeta Querol, 2. Valencia.
Fechas y horarios: desde el 8 de diciembre hasta el 2 de febrero. De martes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00. Domingos y festivos de 10:00 a 14:00. Lunes cerrado, así como 24, 25, 31 de diciembre y 1 de enero.
Precio: 3 euros. Reducida 1,5 euros. Gratuita para menores y mayores de 65 años. La visita al belén se incluye en el precio de la entrada al Museo.
www.mecd.gob.es/mnceramica/home.html

3. Belén monumental de Xàtiva
La ciudad de Xàtiva bien merece una visita. Se encuentra a unos 60 km. de Valencia. Le recomendamos subir al castillo y recorrer su centro histórico, donde encontrará monumentos como la Colegiata, el Hospital Real, la Iglesia de Sant Feliu o la casa natalicia del Papa Alejandro VI. En Navidad tiene un aliciente más: visitar su belén monumental, uno de los más grandes de España. Sus figuras de tamaño real han sido creadas por artistas falleros. Cuenta con la presencia de animales vivos y de frutas y verduras reales. Su extensión abarca 1600 m2.

Dirección: Alameda Jaime I. Xàtiva. En tren, desde la Estación del Norte de Valencia.
Fechas y horarios: Del 16 de diciembre al 6 de enero. De 10:00 a 22:00 h.
Entrada gratuita.
www.xativaturismo.com/belen-monumental/

El camino más corto a la felicidad
6 julio, 2017 / ,

Gastronomía: ‘Del Tros al Plat’, 21 Julio 2017 a las 21:30

Las características del paisaje y el mantenimiento de la identidad propia por parte de la población convierten el territorio valenciano en un destino gastronómico único y auténtico

La gastronomía valenciana es única en el mundo, pero lo que la vuelve auténtica -incluso dentro de la Dieta Mediterránea- pasa por explicar al viajero las particularidades que tienen desde el producto de nuestra tierra o mar hasta nuestra mesa, en torno a la cual los valencianos demuestran la importancia otorgada a una buena alimentación y a la convivencia.

El valenciano tiene la suerte de contar con sierras litorales, huerta y tierras de secano que le proporcionan una amplia gama de productos agrarios en total renovación como son el aceite, el vino, la almendra, la cereza, el nabo, el tomate o los cereales. La lista sería inmensa si incluyéramos todos los alimentos que nos ofrece la tierra y saltáramos también a los ríos y a la mar o a las granjas u otros lugares dedicados a la cría de animales. No obstante, la mayor singularidad de los productos agroalimentarios valencianos es su calidad: el grado de excelencia que sostienen cuando entran en las cocinas.

Productos de proximidad

El tamaño del territorio valenciano permite que estos productos sean de proximidad y que la vinculación entre la producción y la población se haya consolidado en torno a un sistema de comercialización basado en la honradez. La cadena de distribución alimenticia a día de hoy aún conserva la relación directa entre agricultores, pescadores, comerciantes, cocineros y consumidores.

En el caso de Valencia, la presencia de un potente mercado de abastos, Mercavalencia, ocupa un peso muy relevante. En él permanece una tradición centenaria conocida como la “Tira de Contar”: una institución que, desde sus inicios, se preocupa por asegurar el abastecimiento de la alimentación, vendiendo directamente los productos frescos y recién cosechados, entre los que destacan las frutas y verduras y los que proporciona la lonja del pescado y el matadero de carnes. Hasta Mercavalencia llegan alimentos desde las distintas comarcas valencianas que comprenden, entre otras, Requena o la Vall d’Albaida, o las de l’Horta o la Marina. Una extensa red de mercados, tiendas e incluso supermercados hacen el resto. Sin olvidar el papel fundamental que desempeñan los cocineros.

Excelencia gastronómica

De los fogones de las casas y de los restaurantes valencianos han salido un elevado número de cocineros que saben dar el toque sublime a su trabajo. Algunos han entrado a formar parte de la, cada vez más mediática, cocina de autor. Otros, la mayoría, mantienen la excelencia gracias al cuidado con el que realizan su labor y al empeño por conseguir en cada plato el regusto del recuerdo de una experiencia vital. Esa que se llevará cuando como turista pruebe nuestra gastronomía en cualquier lugar.

Porque, por supuesto que le aconsejamos entrar en nuestros restaurantes, pero si además tiene la posibilidad de compartir un almuerzo (comida que los valencianos tienen por costumbre realizar a media mañana, entre el desayuno y la comida, y que es distinto al aperitivo) o tiene la gran fortuna de ser invitado por los valencianos a la paella del domingo en casa, ¡no se lo piense dos veces!

“De Tros al Plat” (“de la tierra o heredad al plato”, si lo traducimos del valenciano al castellano) es una iniciativa del Patronat de Turisme que, junto con otras instituciones públicas valencianas y empresas del sector turístico, ha sido desarrollada para dar a
conocer las características propias de nuestra cultura gastronómica. Esa que, como hemos repasado, incluye desde los alimentos que nos ofrece en abundancia la naturaleza, su producción y la comercialización, hasta la contribución de los cocineros y consumidores, que demandan un producto agroalimentario de excelencia para mantener la calidad de vida valenciana: única y auténtica como su gastronomía.

Fuente: València Turisme.

San Nicolás, la Capilla Sixtina valenciana
6 julio, 2017 / ,

Arte

Cuando el restaurador de la Capilla Sixtina, Gianluigi Colalucci, contempló en 2014 la iglesia de San Nicolás no pudo más que exclamar: “¡Viva la Capilla Sixtina valenciana!”

San Nicolás es una iglesia gótica del siglo XIII situada en el centro histórico donde se fundó Valencia, ciudad constituida por los romanos en el año 138 de nuestra era.

Establecida como parroquia en el lugar donde anteriormente existía una mezquita, la iglesia de San Nicolás destaca por ser uno de los 12 primeros templos católicos, posteriores a la conquista del rey Jaime I.

Fue durante el siglo XV cuando Alfonso de Borja, el rector de San Nicolás y futuro papa Calixto III, fomentaría la ampliación del ábside y los pies de la parroquia hasta darle la estructura y el tamaño que mantiene en nuestros días. Sin embargo, la maravilla artística -que deja sin habla a feligreses y turistas que la visitan- tendría lugar unos siglos después.

A finales del siglo XVII se impone el barroco en la cultura occidental y toda parroquia que se precie debe seguir ese estilo. Las pinturas de San Nicolás se encargan al artista de moda de la época, al cordobés Antonio Palomino, quien se compromete a realizar el diseño de todo lo que se iba a pintar, así como a otorgarle significado teológico. Por exceso de trabajo de Palomino, la materialización de tamaña obra de Arte sería realizada por su discípulo, el valenciano Dionís Vidal. Ambos se encuentran autorretratados a la derecha del rosetón, cuya luz se filtra reflejando un mágico dibujo policromado en el interior de la iglesia. Palomino viste de negro, mientras que Vidal, en segundo plano, parece mostrarse con la actitud de quien busca la aprobación de su maestro.

El resultado: casi 2.000 metros cuadrados de impresionante pintura al fresco, entre las paredes y toda la bóveda. Las pinturas de la bóveda central están divididas en seis lunetos a cada lado, Norte y Sur, en los que se hallan representadas las vidas de San Pedro Mártir y de San Nicolás, respectivamente. Todo en ellas está cargado de simbolismo y elegancia.

De su arquitectura resaltamos el Altar Mayor, también de estilo barroco aunque más recargado, que fue diseñado por Juan Bautista Pérez Castiel, uno de los arquitectos de la Catedral de Valencia. En el Altar Mayor ambos santos católicos se igualan en la Gloria, al tocar fin su vida terrenal.

Devolver el color a lo oscurecido

Las pinturas originales de la iglesia de San Nicolás se hallaban escondidas por el paso de los años y, concretamente, ahumadas por siglos de velas encendidas en honor a los diversos santos e imágenes de la Virgen que alberga la parroquia. Tras varios intentos anteriores de recuperación, a principios de esta década la institución valenciana, Fundación Hortensia Herrero, hizo suyo el compromiso de devolver la luminosidad y el colorido originales a este templo centenario.

Las obras de restauración se implementaron, entre 2013 y 2016, en coordinación con el Arzobispado de Valencia y con los especialistas de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), quienes utilizando innovadoras y complejas técnicas recuperaron la grandeza artística de la iglesia de San Nicolás. En ella se incluye también la rehabilitación arquitectónica, dirigida por Carlos Campos.

Acabada esta primera intervención, la UPV continúa al cargo de la conservación preventiva, mediante el uso de sofisticados sistemas que miden incluso la humedad del ambiente. Los andamios y puertas cerradas, que el viajero podrá encontrar estos días en las fachadas y en el interior del edificio, corresponden ya a una nueva etapa de restauración de esta iglesia, que todavía guarda muchos tesoros por desvelar.

El origen de Santa Claus

Quizá porque San Nicolás es considerado uno de los santos católicos protectores de la infancia, la vida de San Pedro Mártir, y el culto al mismo, queda relegada por la devoción que los valencianos le profesan a San Nicolás.

Pero no son solo los valencianos quienes le rinden homenaje a San Nicolás. En este mundo cada vez más global, gracias al cual Valencia recibe la visita de numerosos extranjeros, son a veces estos mismos invitados quienes mejor conocen la vida de San Nicolás, que Palomino y Vidal dejaron plasmada en sus diseños y pinturas.

San Nicolás es el personaje que cada año reparte juguetes y felicidad a muchos niños del mundo, llegando a competir en la actualidad con el protagonismo que cobran los Reyes Magos durante las Navidades españolas. A Santa Claus, tal y como se le llama e imagina en una parte del norte de Europa, se le puede reconocer en el segundo de los lunetos dedicados a este santo.

Otras imágenes como la de San Nicolás resucitando a tres niños hervidos por un hostelero, el elevado número de ángeles dispersos por distintos lugares de la iglesia o los pequeños situados a los pies de los santos, en el Altar Mayor, dan fe de la importancia que se le concedió en esta iglesia a las generaciones venideras.

Teatro social en el interior de las casas. Festival Cabanyal Íntim.
5 mayo, 2017 / ,

Festival Cabanyal Íntim

No pierda la oportunidad de asistir al teatro en espacios no convencionales como el salón de una casa del pintoresco barrio del Cabanyal

El Festival Cabanyal Íntim es un proyecto social y cultural que lleva las artes escénicas de vanguardia al interior de las casas del barrio valenciano del Cabanyal. Bajo el lema Migraciones, celebrará su séptima edición del 18 al 28 de mayo.

El barrio del Cabanyal, al pie de la playa de la Malvarrosa, se convierte durante dos semanas en un evento de paso obligatorio para cualquier turista que busque algo diferente. La fusión perfecta entre el arte y el particularísimo atractivo turístico del barrio, que debe su nombre a las casas de pescadores que poblaban la zona y en la que todavía podemos encontrar numerosos ejemplos de arquitectura modernista.

Las casas se transforman en escenarios improvisados que serán ocupados por un centenar de artistas valencianos, españoles y residentes en el extranjero.

El barrio se convierte en una ventana abierta al mundo. Actividades, conciertos y sobre todo un ambiente que hace que el Cabanyal y sus gentes abran sus puertas de par en par al visitante.

Piezas cortas de 30 minutos en espacios reducidos, y piezas de larga duración en espacios no convencionales. La tragedia de los refugiados, las migraciones involuntarias de la población por cuestiones laborales, políticas, religiosas.

El público asistirá en el salón de una casa y a dos palmos de los actores a historias contadas en primera persona. Una oportunidad única para darse un paseo por este pintoresco barrio al tiempo que disfrutará de un teatro fresco y comprometido.

http://cabanyalintim.com/

La Vela Latina repuebla La Albufera de Valencia
2 mayo, 2017 /

La Vela Latina. Bien de Interés Cultural

Los miembros de la “Asociació de La Vela Llatina de Silla” comienzan temprano. Hacia las ocho y media preparan sus barcas de madera para, unas horas más tarde, participar en las exhibiciones que de marzo a octubre, hasta en 20 ocasiones, realizan para disfrute de los observadores.

No tienen ánimo de lucro. Fue la voluntad de recuperar esta tradición la que, a finales de los años 80, les llevó a unirse en torno a la embarcación musulmana que, antaño, en esta zona de navegación del Mediterráneo, pasaría a llamarse “Vela Latina” por la vela triangular sostenida por transversal con antena al árbol, que permite navegar hasta 30% de la proa al viento.

En las pruebas no participan solos. Las asociaciones de Catarroja, El Palmar, Alfafar y Sollana también se unen para este fin. Los nombres de todas ellas proceden de localidades bañadas por La Albufera, el lago que da nombre al Parque Natural situado a ocho kilómetros al sur del centro de la ciudad de Valencia y dentro de su mismo término municipal. Un ecosistema de gran valor formado por el lago (actualmente de agua dulce), los arrozales que lo rodean, el bosque de la Devesa y las playas de ambientes dunares que, en su conjunto, cualquier turista no debería perderse.

Contemplar de cerca estas barcas que, durante siglos, han servido para el transporte de personas y mercancías, para la pesca y para la limpieza de La Albufera, ya es un placer. Ver volar sobre las aguas hasta una treintena de ellas, ¡la serenidad!

Lugar: Puerto de Silla
Facebook: @VelaSilla

El imborrable homenaje de los valencianos
1 mayo, 2017 / ,

Fiesta de la Virgen de los Desamparados

Cada segundo domingo de mayo millares de fieles se congregan en la plaza de la Virgen y alrededores para rendir homenaje a la Virgen de los Desamparados, patrona de la Comunidad Valenciana y de la ciudad de Valencia.

La historia nos remite a 1409, cuando Fray Gilaberto Jofré, tras defender a un enfermo mental que estaba siendo maltratado, alentó la fundación del que sería el primer hospital psiquiátrico de Europa, bajo la advocación de la Virgen de los Santos Inocentes, nombre con el que se designaba a estas personas.

En 1416 se realizaría una imagen gótica, de cartón piedra para que no pesara, con el fin de ser colocada encima del féretro de quienes morían en el hospital y de otros desamparados. Por ello, con el tiempo, en 1493, el rey Fernando “El Católico” concedería intitularla Virgen de los Santos Inocentes Mártires y de los Desamparados.

Esa imagen fue creciendo en devoción hacia ella y pasó a ser situada en un altar. Y, pese al paso de los siglos, esa misma imagen es la que todavía preside hoy la Basílica de los Desamparados de Valencia. Su inclinación se debe a sus orígenes, al haber sido creada para llevarla recostada sobre un almohadón. De ahí, el nombre que recibe con todo el cariño por parte de los valencianos: “La Geperudeta” (“La Chepadita”, en castellano). Si, en cualquier altura del año, la basílica que la guarda merece una visita por su interés artístico y religioso, en este día tan especial, el traslado de la Virgen, mientras es aclamada por la población, les dejará una estampa que permanecerá siempre en su memoria.

Actos destacados de esta fiesta:

El viernes 12 de mayo (a partir de las 23:00 horas) y el sábado 13 de mayo (desde las 12:00) se celebra la tradicional “Dansà”, baile típico valenciano.

El domingo 14 de mayo, a las 10:30 horas: Traslado de la Virgen desde la Basílica de los Desamparados hasta la Catedral de Valencia.
A las 18:30 horas: Procesión general por el barrio del Carmen hasta el altar mayor de la basílica.

La Semana Santa Marinera de Valencia
3 abril, 2017 / ,

Fiesta de Interés Turístico Nacional

La Semana Santa Marinera es una tradición religiosa que se celebra, desde hace al menos tres siglos, en el Marítimo.

La Semana Santa Marinera de Valencia es una tradición en la que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Sus orígenes podrían remontarse al siglo XV, pero el primer documento que deja constancia de esta festividad data de 1735.
Los marineros comenzaron a celebrar este ritual con la esperanza de que Jesús y la Virgen les libraran de los peligros de la mar. Desde 1925, la Semana Santa se ha consolidado como la gran celebración del Marítimo, el distrito de la ciudad bañado por el Mediterráneo. El elevado número de vecinos que participa en este culto mantiene una tradición religiosa que, pese a los pocos marineros que quedan en Valencia, conserva el espíritu de sus precursores.

La Semana Santa Marinera de Valencia

Esta primavera, cerca de 4.500 personas se congregan en 30 hermandades, cofradías y corporaciones, en las que se dan cita familias enteras, tras heredar la tradición de padres a hijos.
Mayores, jóvenes y pequeños recorren los históricos barrios del Grao, Cañamelar y Cabañal de Valencia durante una Semana Santa con unas singularidades que la vuelven única en España. No sólo por ser la única oficialmente apellidada como Marinera, sino por otras características que llenan de color las calles, sin restar solemnidad a sus ceremonias.

Actos recomendados

Sin desmerecer la importancia de todos los actos que se suceden, destacamos:

  • Viernes de Dolor, 7 de abril: Tras la eucaristía de las 19:30h (parroquia Ntra. Sra. de los Ángeles), procesión del Dolor.
  • Domingo de Ramos, 9 de abril:
    – Bendición y procesiones de Palmas y Ramos, desde las cinco parroquias: Ntra. Sra. del Rosario y Jesús Obrero – San Mauro (10h); Cristo Redentor – San Rafael Arcángel (10:30h); Ntra. Sra. de los Ángeles y Santa María del Mar (11h).
    – 18:30h: Traslado colectivo de imágenes desde la parroquia de Ntra. Sra. de los Ángeles hasta las casas particulares de los cofrades, que las guardan durante la Semana Santa.
  • Miércoles Santo, 12 de abril: Tras la eucaristía de las 19:30h (Ntra. Sra. del Rosario), procesión con el paso de La Verónica, del famoso escultor valenciano Mariano Benlliure.
  • Jueves Santo, 13 de abril: 20h: Acto de la Profecía (Santa María del Mar) y Visita a los Santos Monumentos. Se acude a las casas particulares a ver las imágenes.
  • Viernes Santo, 14 de abril:
    – Vía Crucis, desde las cinco parroquias. A partir de las 9:30h.
    – 18:30h: Procesión General del Santo Entierro. Acto cumbre.
  • Sábado Santo, 15 de abril: A las 00:00h del domingo, las cinco parroquias celebran la Gloria de Resurrección.
  • Domingo de Pascua, 16 de abril: 13:00h: Desfile de resurrección.

Cómo llegar:
Metro: Parada Marítim-Serrería. Líneas: 5 y 7.
Tranvía: 4, 6 y 8. (Líneas no operativas durante los Actos Colectivos.)
Líneas de autobuses: 1, 2, 3, 4, 19, 30, 31, 32, 41, 81, 95, 99, N1, N8 y N9.

 

Artículos relacionados:

Semana Santa Marinera: El custodio de las imagenes
Semana Santa Marinera: Personajes bíblicos

Conozca Las Fallas en cualquier momento del año
31 marzo, 2017 /

Tour Fallero

Las Fallas, fiesta valenciana que tiene lugar en marzo, son una pieza clave a nivel económico, social y cultural. Por ello, para que no se pierda nuestra fiesta declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, aunque visite Valencia antes o después de su celebración, le animamos a vivir la Ruta Fallera. Una experiencia magnífica para conocer desde los detalles de la indumentaria valenciana y su relación con la seda, hasta todo lo que rodea al
proceso artístico de elaboración de los monumentos falleros.

Itinerario:
09.30h: Encuentro con el guía en la Oficina de Turismo de la Plaza del Ayuntamiento.
09.40h: Visita al balcón del Ayuntamiento.
10.15h: Visita a tienda de indumentaria tradicional valenciana.
11.15h: Visita a la Plaza de la Virgen.
11.30h: Visita a Torres de Serranos. Traslado en el bus nº 95 hasta el Museo Fallero (15 min. aproximadamente).
12.00h: Visita al “Museo Fallero” (audiovisual y visita museo).
13-13.15h: Fin de la visita.

Idioma del tour: Bilingüe (castellano-inglés).
Punto de Salida: Todos los jueves desde Tourist Info Ayuntamiento.
Duración: 4 horas (09.30h-13.30h).
Precio: Adultos: 20 € / Niños hasta 12 años: 16 €. Incluye Traslado al Museo Fallero y entrada al mismo.

Para visitas guiadas de grupos de más de 20 personas, contactar con: vlcshop@visitvalencia.com.

Para completar su experiencia, le sugerimos visitar el “Museo del Gremio de Artistas Falleros de Valencia”, ubicado en la Av. San José Artesano, 17. 46025 Valencia.

Precio entrada: 3€ (consultar precios especiales y para grupos). Horario de apertura: de lunes a viernes de 10-14h y de 16-19 h. Sábados de 10-14h. Domingos y festivos cerrado. Mes de agosto cerrado. Líneas de bus 28 y 12. http://www.gremiodeartistasfalleros. com/.

Fuente/Texto de: Fundación Turismo Valencia.

Semana Santa Marinera: Los custodios de las imágenes
30 marzo, 2017 /

La Semana Santa Marinera de Valencia está marcada por tres figuras que acompañan a las imágenes en las procesiones: los sayones que vigilan a Jesús el Nazareno; los penitentes que custodian a Jesús crucificado; y los granaderos que protegen las dos imágenes de la Virgen de los Dolores y la imagen de la Virgen de la Soledad.

Como sucede en otros lugares, los penitentes portan báculos y visten túnicas y capirotes de distintos colores, dependiendo de la cofradía, hermandad o corporación a la que pertenezcan. Sin embargo, los uniformes de los sayones y de los granaderos tienen sus peculiaridades.

Hace un siglo, los sayones de la Semana Santa Marinera cambiaron los vestidos de romanos por la estética de las Cruzadas. La razón se debería a una simple anécdota. Los proveedores de túnicas se quedaron faltos de existencias y los cofrades pasaron a vestir los trajes de los caballeros medievales.

La presencia de granaderos con uniformes del Ejército esconde una razón histórica fechada en el siglo XIX, durante la España Napoleónica. Según la tradición, con el fin de mejorar las relaciones con los habitantes de los poblados marítimos, el general francés Suchet no solo permitió la celebración de la Semana Santa sino que envió a sus soldados a custodiar a la Virgen. Tras la retirada de las tropas francesas, los habitantes de la zona tomaron los uniformes que los oficiales dejaron abandonados y continuaron vistiéndolos en los actos en los que se venera a la madre de Jesús.

Artículos relacionados:

La Semana Santa Marinera de Valencia
Semana Santa Marinera: Personajes bíblicos

Semana Santa Marinera: Personajes bíblicos
29 marzo, 2017 /

Otra de las características diferenciadoras de la Semana Santa Marinera de Valencia es la representación por parte de personas adultas y niños de personajes bíblicos relacionados con la vida, pasión y muerte de Jesús. Su variedad, por hallarse repetidos por agrupaciones y en dos rangos de edades, así como por su vistosa indumentaria, convierten esta Semana Santa en singular.

La mayoría de los personajes siguen un protocolo de colores, entre los que predomina el morado y el negro el Viernes Santo y el blanco el domingo de Resurrección.

Estos personajes bíblicos reciben un trato especial en la Semana Santa Marinera. Cada vez que participan en una procesión se les va a buscar con música a sus casas, donde se les rinde homenaje, y cuando se acaba se les acompaña de nuevo hasta sus hogares.

La explicación más admitida sobre el origen de estas imágenes vivientes apunta a la posible escasez de imágenes talladas, en los albores de esta celebración.

Artículos relacionados:

La Semana Santa Marinera de Valencia
Semana Santa Marinera: El custodio de las imagenes