La barraca valenciana

La barraca valenciana

¿Sabía que la vivienda vernácula del espacio rural valenciano se llama barraca y que está realizada con materiales naturales?

La huerta valenciana ha sido, desde tiempos remotos, el entorno que ha caracterizado el paisaje circundante de la ciudad de Valencia. Como respuesta pragmática a sus necesidades esenciales, los trabajadores del campo aprovechaban el barro, la paja y las cañas, que les proporcionaba la naturaleza, para construir sus hogares.

Estas viviendas, llamadas barracas, consisten en una construcción rectangular sencilla, con una puerta a un lado y una ventana pequeña al otro. La planta baja está cerrada con muros de una altura de unos 2,5 metros, compuestos de adobe (mezcla de barro arcilloso y paja). Sobre ellos se acopia una cubierta, que une a dos aguas, fijada con maderas y tapada por tierra y cañizo.

El interior está dividido en dos partes casi iguales. Al entrar, se encuentra un amplio corredor que sirve de vestíbulo, salón, comedor y cocina, donde era común tener un tinajero (dos tinajas para almacenar agua). En la otra parte hay tres dormitorios. Todas las estancias están separadas por tabiques y su acceso se produce a través de una cortina en lugar de una puerta. La parte superior o andana, a la que se asciende por la escalera situada en el último dormitorio, era destinada a almacenar las cosechas y criar gusanos de seda.

Las barracas, normalmente emplazadas de forma dispersa en la huerta, se abastecían de agua por medio de pozos. La razón de no hallarse agrupadas se debía al alto riesgo de incendios al que están expuestas. Otra curiosidad es el color blanco que les otorga el uso de la cal. Sustancia que también se usa para ahuyentar a los insectos.

Debido a su rápida, fácil y económica construcción, esta tipología apareció espontáneamente en un gran número de países como España, Italia, Grecia, Francia o Suiza, siempre en las proximidades de los ríos y zonas costeras húmedas. De ahí que también resulte habitual encontrarlas en el Parque Natural de La Albufera de Valencia o dieran nombre al barrio marítimo del Cabañal, donde las barracas cobijaban a los pescadores hasta el siglo XX.

Fuente: ARAE Patrimonio y Restauración.
Facebook: @ARAEpatrimonio

4 mayo, 2017 /
Comments

Comments are closed here.