Ruzafa, histórico y moderno a la vez

Ruzafa, histórico y moderno a la vez

Barrios

El barrio de Ruzafa, reconvertido en una zona “cool” de Valencia, se encuentra delimitado por los antiguos y desaparecidos jardines que le proporcionaron su nombre y el futuro pulmón verde de la ciudad

Según narran los cronistas, el barrio de Ruzafa (“Russafa”) debe su nombre a la finca de recreo que el pacífico príncipe Abd Al.làh al- Balansí (“el valenciano”) mandó construir al sur de la amurallada Valencia. De este modo, al-Balansí buscaba replicar la residencia que
su padre (el emir Abderramán I) había fundado en Córdoba, en memoria del también vergel levantado en Siria por su antecesor.

Más de un milenio tendría que pasar hasta que, en 1877, el entonces populoso y activo arrabal se integrara oficialmente en la capital valenciana. Desde entonces, muchos años e historias se han sucedido en sus calles, pero fue solo hace algo más de una década cuando los asequibles precios de sus viviendas repuntaron. Varias generaciones de jóvenes comenzaron a asentarse en el barrio sucediendo a una población envejecida y dando cabo de los famosos “todo a cien” y de la mala fama que había adquirido la zona.

Este empuje convertiría Ruzafa en lo que es ahora: un moderno barrio de Valencia, que resulta muy atractivo tanto por sus restauradas fachadas como su poderosa actividad.

Ambientado de día

RUZAFA_Diego Opazo_HeyvalenciaPara conocer bien Ruzafa, le proponemos adentrarse por la mañana en su colorido mercado. Cerca de 5.000 metros cuadrados y 160 puestos alimentan y entretienen a los vecinos de Ruzafa. Sus productos de alta calidad son requeridos por los nuevos habitantes del barrio y por las familias del entorno que hacen la compra en este lugar. Cada lunes, además, los puestos de venta ambulante que recorren Valencia le otorgan aun mayor viveza.

En el mercado se puede tomar el café o picar algo entre horas, pero el aperitivo veraniego le será más grato en cualquiera de las terrazas que pueblan el epicentro del barrio: la plaza de la recomendable iglesia de San Valero y sus calles colindantes. Incluso puede parar por allí para comer antes o después de pasear por Ruzafa.

Vale la pena andar por las calles más y menos frecuentadas para encontrar tiendas con solera y de reciente creación que, quizá hasta ahora, no esperase visitar en Valencia. Decoración, moda, diseño, galerías de arte, librerías de segunda mano o un local que vende miel de producción propia son tan solo algunos de los ejemplos de la amplia oferta comercial con la que se topará en su camino.

Vivo de noche

Los largos días del verano en Valencia se complementan a la perfección con la vida nocturna de Ruzafa. Las terrazas y la oferta cultural de los cafés del barrio, al que mucho le debe Ubik Café, resultan ideales para un merecido descanso vespertino. Sin embargo, para reponer fuerzas será su gastronomía, variada donde las haya, la que le aportará las calorías necesarias para cerrar la noche bailando en alguno de sus bares y discotecas o escuchando música en vivo en el Café Mercedes Jazz.

Un pulmón verde, en proyecto

El parque de la plaza de Manuel Granero es el único espacio verde del actual barrio de Ruzafa. Sin embargo, cada vez se siente más próximo el proyectado Parque Central que cubrirá las vías de las estaciones del Norte y Sorolla. El llamado a ser el nuevo pulmón de Valencia, reverdecerá Ruzafa devolviéndole el frescor natural de antaño.

Si tras su estancia se alegra de haber conocido este barrio, ¡imagíneselo en el futuro!

5 julio, 2017 /
Comments

Comments are closed here.