Editorial 02

Editorial 02

Las temperaturas cálidas pero agradables, la primavera cargada de luz y colorido floral y una de las festividades más sentidas e íntimas de los valencianos hacen que la visita a la ciudad de Valencia, durante esta época del año, sea verdaderamente especial.

El segundo domingo de mayo se rinde homenaje a la Virgen de los Desamparados, cuya devoción comienza cuando Fray Gilaberto Jofré, tras defender a un enfermo mental, alentó la fundación del primer hospital psiquiátrico de Europa bajo la advocación de la Virgen de los Santos Inocentes Mártires y de los Desamparados, en el inicio del siglo XV. Su devoción fue creciendo a lo largo de los siglos, hasta que fue designada patrona de la ciudad y de la región. Año tras año los valencianos le demuestran su fervor y su cariño, durante el mes de mayo, e invitan a todos sus visitantes a participar en una emotiva fiesta.

Es también durante esta época (siglos XV y XVI) que Valencia vive un auge económico sin igual, con influencia a nivel mundial. La construcción de la Lonja, el apogeo de la industria sedera o el poder adquirido por la familia Borja son un ejemplo del esplendor que transformó Valencia y la sociedad valenciana de aquella época, de la que aún quedan vestigios que merece la pena conocer.

La barraca es vivienda tradicional de la huerta valenciana. Esa huerta que hace que la experiencia gastronómica de la ciudad sea rica y variada con platos como los arroces o la horchata.

La Valencia actual es fruto de su historia. Un paseo por su historia nos permite entender mejor la ciudad y sus tradiciones y, así, conseguir que su visita a la ciudad se convierta en una experiencia inolvidable.

¡Disfrute de su estancia!

(Visited 38 times, 1 visits today)
1 mayo, 2017 /
Comments

Comments are closed here.